Hermann Wilhelm Göring (Rosenheim, 12 de enero de 1893 – Núremberg, 15 de octubre de 1946) fue un político y líder militar alemán, además de miembro prominente del Partido Nazi.

En la vida real

Hermann Wilhelm Göring nació en el sanatorio Marienbad (Rosenheim, Baviera). As de la aviación durante la Primera Guerra Mundial, fue galardonado con la codiciada medalla Pour le Mérite. Göring fue miembro del Partido Nazi desde sus primeros tiempos y resultó herido en 1923 durante el fallido golpe de estado conocido como Putsch de Múnich. Se convirtió en adicto a la morfina después de ser tratado con esta droga para superar sus heridas. Tras ayudar a Adolf Hitler a hacerse con el poder en 1933, pasó a ser el segundo hombre más poderoso de Alemania. Fundó la Gestapo ese mismo año y después puso al frente a Heinrich Himmler. En 1935 Hitler designó a Göring comandante en jefe de la Luftwaffe, la fuerza aérea, cargo que ostentó hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Antes de la campaña de bombardeos sistemáticos sobre Alemania por parte de los Aliados, disfrutó de gran popularidad entre el pueblo alemán. En 1940, Hitler le concedió el rango de Reichsmarschall, un cargo superior al del resto de comandantes de la Wehrmacht y en 1941 lo designó sucesor y representante suyo en todas las instituciones. Sin embargo, la confianza de Hitler en Göring se había quebrado a inicios de 1943, para cuando la Luftwaffe había fracasado en impedir los bombardeos de los Aliados sobre ciudades de Alemania y sido incapaz de abastecer a las tropas alemanas cercadas en la batalla de Stalingrado. Por ello, se retiró en gran medida de la escena política y militar y se centró en la adquisición de propiedades y obras de arte, muchas de ellas arrebatadas a las víctimas judías del Holocausto. El 22 de abril de 1945, Göring fue informado de la intención de Hitler de cometer suicidio y decidió enviarle un telegrama en el que le pedía permiso para asumir el control del Reich. Considerándolo un acto de traición, el Führer le retiró todos sus cargos, lo expulsó del partido y ordenó su arresto. Acabada la guerra, Göring fue procesado en los Juicios de Núremberg y condenado por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Fue sentenciado a morir en la horca, pero se suicidó la noche anterior a su ejecución con la ingesta de una cápsula de cianuro.

En las parodias

Göring es un personaje torpe, gordo e idiota y siempre acaba comiendose algo importante. Su mayor sueño es comerse el pez de Hans Krebs pero nunca lo ha conseguido.

Galería

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.