Berthold Konrad Hermann Albert Speer (Mannheim, 19 de marzo de 1905 – Londres, 1 de septiembre de 1981) fue un arquitecto alemán y Ministro de Armamento y Guerra del Tercer Reich durante la Segunda Guerra Mundial.

En la vida real

Albert Speer nació en Mannheim en el seno de una familia adinerada de clase media–alta. Speer fue arquitecto jefe de Adolf Hitler antes de asumir la oficina ministerial. Se lo conoce como «el nazi que pidió perdón» porque en los juicios de Núremberg y en sus memorias aceptó su responsabilidad en los crímenes del régimen nazi. A pesar de ello, su nivel de implicación en la persecución de los judíos y su conocimiento del Holocausto siguen siendo motivo de controversia. Speer se unió al Partido nazi en 1931 y enseguida comenzó una carrera política y gubernamental que duró catorce años. Su formación como arquitecto le ayudó a ganar importancia dentro del partido y además se convirtió en miembro del círculo más cercano al Führer, pues Hitler le encargó diseñar y construir varios edificios, entre ellos la Cancillería del Reich y el Campo Zeppelín de Núremberg, sede de los multitudinarios congresos del partido. Ministro de Armamento y Guerra de Adolf Hitler desde febrero de 1942, Speer fue capaz de mantener durante el conflicto una elevada producción de material militar a pesar de los masivos y devastadores bombardeos de los Aliados sobre Alemania. Acabada la guerra, fue juzgado en Núremberg y sentenciado a veinte años de prisión por su rol en el régimen nazi, principalmente por el uso de trabajadores forzados. Cumplió toda su condena, la mayor parte de ella en la prisión de Spandau, en Berlín Oeste, y tras su liberación en 1966 publicó dos exitosos libros autobiográficos. Albert Speer murió por causas naturales en 1981 durante una visita a Londres.

En las parodias

Speer en las parodias es el arquitecto de Hitler a la vez que es complice de Fegelein y Himmler en sus bromas lo que le convierte en una especie de agente doble.

Galeria

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.