Abd al-Aziz (Fez, 24 de febrero de 1878 – Tánger, 10 de junio de 1943) fue Sultán de Marruecos desde 1894 a 1908.

En la vida real

Hijo de Hassan I, le sucedió el 7 de junio de 1894 cuando sólo contaba con 14 años de edad, al haber sido desheredado el hijo primogénito. Intentó modernizar las estructuras feudales del país y así, en septiembre de 1901, inició una gran reforma administrativa y fiscal en la que suprimió los impuestos coránicos y transformó a los caídes en asalariados del Makhzen. El 13 de mayo de 1903 estalló una rebelión con el objetivo de destronar al sultán y expulsar al ministro de guerra y a su entorno de consejeros europeos. Al no disponer de tropas suficientes para sofocar la rebelión el sultán se vio obligado a solicitar ayuda de Francia quien aprovechó la circunstancia para, con el apoyo de Gran Bretaña que obtuvo de los francesas su compromiso de no intervenir en Egipto, establecer un protectorado sobre Marruecos y ceder a España la zona norte del país. Este reparto motivó que Alemania mostrará su desacuerdo e hiciera convocar al sultán la celebración de una conferencia internacional sobre Marruecos que habría de celebrarse en la ciudad de Algeciras en 1906. La Conferencia Internacional de Algeciras supuso el reconocimiento nominal de la independencia del sultán y de Marruecos, se reconocía la presencia en su territorio de España y Francia y se abría el país a las empresas de todas las potencias europeas. Acusado de haber vendido el país a los intereses de las potencias extranjeras, el hermano del sultán, Abd al-Hafid, encabezó una rebelión que destronaría a Abd al-Aziz el 4 de enero de 1908.

En las parodias

Sale muy poco.

Galería

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.